FANDOM


El rincón del sabio news
El Diario electrónico.


Las noticias increíbles pero falsas.
Compartir en Meneame favicon F icon Twitter logo initial Icono Gota de Agua Newsvine favicon Myspace logo text
jueves, 17 de agosto de 2017, Año 9. · Precio: Mil pelas.

Empresario, periodista, político, embajador y, sobre todo, máximo dirigente del olimpismo durante 21 años, Juan Antonio Samaranch, hijo de una acomodada familia catalana, se convirtió, con astucia y diplomacia, en uno de los españoles más reconocidos e influyentes del mundo.

El miércoles pasado falleció a los 91 años en Barcelona y en su funeral recibió honores de jefe de Estado, porque en realidad lo fue. Asumió la presidencia del Comité Olímpico Internacional (COI) en 1980 y bajo su mandato transformó esa entidad en una de las multinacionales más poderosas del planeta.

Su estrategia fue sencilla. Hizo del deporte un espectáculo, lo comercializó y permitió que los atletas profesionales participaran en los Juegos Olímpicos, que estaban reservados para deportistas aficionados.

"Lo que hizo en realidad fue equilibrar las cosas, porque los países de la Cortina de Hierro y Cuba, por ejemplo, tenían deportistas subsidiados por sus gobiernos, con mayor apoyo, incluso, que un profesional de otra nación", explica el dirigente estadounidense Peter Ueberroth, quien le ayudó a Samaranch a organizar los Olímpicos de Los Ángeles 1984, que fueron un éxito comercial e iniciaron la bonanza del COI gracias a la consecución de patrocinadores y a la venta de los derechos de televisión.

Sus detractores, sin embargo, argumentan que muchos de los valores originales del movimiento olímpico se perdieron por la búsqueda de recursos económicos, ocasionando escándalos de sobornos y dopaje.

"Su gran virtud fue haber unido el deporte y ser su jefe de mercadeo", advierte Andrés Botero, ex presidente del Comité Olímpico Colombiano y ahora miembro del COI, para quien "Samaranch fue un gran amigo y consejero, una persona muy ligada a Colombia, desde que venía a Medellín a comprar hilazas para su empresa textil".

Otro colombiano que compartió muchos años con Samaranch es Fidel Mendoza Carrasquilla, a quien el directivo español apadrinó para que fuera miembro COI. "Nos hicimos grandes amigos. Siempre me decía doctor Mendoza, porque una vez vino a Bogotá y se enfermó. Yo lo atendí y le di unas goticas para el soroche, porque en realidad estaba afectado por la altura. Al otro
B605018ebefca4d5210cedc5463ff3f5
día amaneció perfectamente y me dijo: no eres médico, sino brujo".

Botero y Mendoza coinciden en calificar a Samaranch como un visionario que recibió al COI quebrado, que supo mediar en la rivalidad política entre el Bloque Soviético y Occidente (hecho que ocasionó boicots en las justas de 1980, 84 y 88), pero que además organizó a la entidad.

"Cuando se posesionó, el COI tenía cuatro empleados y él les pagaba el sueldo de su propio bolsillo, los dirigentes de cada país pagaban sus desplazamientos, ya no", comenta Mendoza, quien se reunió por última vez con Samaranch en febrero pasado en Vancouver, durante los Juegos de Invierno.

Nacido en Barcelona el 17 de julio de 1920, Samaranch fue un discreto arquero de hockey sobre hielo. Después hizo una carrera en la política deportiva y logró un puesto en el COI en 1966. Tras la muerte del dictador Francisco Franco, fue nombrado embajador ante la Unión Soviética y los contactos que hizo allí lo ayudaron a suceder a Lord Killanin como presidente del COI en 1980. Fue el séptimo presidente del organismo, hasta que en 2001 fue reemplazado por el belga Jacques Rogges.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar