FANDOM


Situado a lo largo de la antigua vía comercial que cruza la ciudad conectando el palacio ducal del Coudenberg al río Senne, el “Nedermerckt” (mercado inferior) parece ser al principio una zona pantanosa rodeada de bancos de arena sobre cuales se construyen poco a poco tiendas y viviendas.

Los textos del principio del siglo XIII revelan la instalación de un primer grupo de edificios constituido de un Mercado al Pan, un Mercado a los Paños y un Mercado a la Carne sobre el islote delimitado por la plaza, el Mercado a las Hierbas, la calle "des Harengs" (arenques) y la actual calle "Chair et Pain" (carne y pan). La plaza se rodea entonces con casas en madera y con varias residencias patricias en piedra, el “steenen”. Una de entre ellas, el "Serhuygskintsteen", se erige al ángulo de la Grand Place y de la calle "au Beurre" (mantequilla). Y casi enfrente, del otro lado de la plaza, se descubre el "Meynaertsteen". En medio de este mercado se encuentra entonces una fuente pública, sustituida en 1302 por una gran fuente en piedra a ocho chorros de agua y ocho cuencas construida delante del Mercado al Pan.

Dos de estos edificios, situados sobre el sitio del ala izquierda del futuro Ayuntamiento, están expropiados por el Consejo Comunal en 1301 y 1327 con el fin de instalar los servicios comunales, mientras que el Amman, representante del duque de Brabante en la ciudad, se aloja en una pequeña casa en madera al ángulo de la calle "de l'Etoile" (estrella).

En 1353, la ciudad emprende la construcción de un nuevo Mercado a los Paños calle del Amigo, detrás los de dos “steenen” expropiados. A pesar de la pavimenta de las calles adyacentes y la expropiación de las casas situadas entre las calles de la Colina y de los Arenques destinada a regularizar el Mercado inferior, éste está constituido en esta época por una yuxtaposición irregular de edificios heteróclitos a menudo rodeados de anexos y jardines. Será necesario esperar el principio del siglo XV para asistir a la elaboración estética de lo que pasó a ser, con el paso del tiempo, el principal centro económico y político de la más importante ciudad de Países Bajos.

La construcción de la ala izquierda del Ayuntamiento se confía en 1402 a Jacques Van Thienen. El edificio, símbolo de toda la población después de la división del poder entre el patriciat y los oficios en 1421, es completado por una segunda ala entre 1444 y 1450, luego por una torre monumental de 1449 a 1454, construida sobre el sitio del antiguo campanario por Jan Van Ruysbroeck. La alta estatua en cobre de 12 pies (2,70 m) que representan San-Miguel aplastando al demonio, realizada por Martin Van Rode, se alzó a la cumbre de la flecha en 1454.

Las corporaciones, que obtuvieron una participación activa en la gestión comunal y ven su potencia económica aumentar gracias a las frecuentes estancias del tribunal de los duques de Borgoña, se instalan rápidamente alrededor del nuevo Ayuntamiento. Los vendedores de grasa ocupan “la Brouette” (carretilla), los ebanistas y los toneleros “le Sac” (bolsa), los barqueros “le Cornet” (cuerno), los merceros “le Renard” (zorro), los cuatro coronados (los escultores, los canteros, los albañiles y los pizarreros) “la Colline” (colina) y los carpinteros de obra “le Pot d'Etain” (pote de estaño).

Tomando en mano la organización del conjunto de la plaza, el Magistrado (los siete Concejales) expropia en 1441 las propiedades situadas del lado este y, de acuerdo con los cuatro coronados y los carpinteros de obra, hace construir seis casas idénticas en piedra coronadas por una barandilla continua que corre sobre los piñones. El poder central manifiesta a su vez su influencia simbólica en el Mercado haciendo construir a partir de 1504 por "Antoine Keldermans el joven" un edificio de prestigio, la Casa del Duque, enfrente del Ayuntamiento sobre el sitio de los antiguos mercados al paño y al pan. Henri Van Pede, el arquitecto del Ayuntamiento de la ciudad de Audenarde, continua los trabajos que se acabaron hacia 1536. Cuando se coronó Carlo V, duque de Borgoña, rey de España, cambió de nombre para volverse la “Casa del Rey”. En 1644, el lado occidental está dotado con nuevas fachadas barrocas en piedra, mientras que los lados septentrionales y meridionales poseen aún una mayoría de casitas en madera entrecruzadas de piñones góticos, renacimientos o barrocos.

Los 13, 14 y 15 de agosto de 1695, un diluvio de fuego se corta sobre el centro de Bruselas. Este bombardeo, pedido por el rey de Francia Luis XIV con la esperanza de ver levantar el sitio de la ciudadela de Namur, va a reducir la capital de los Países Bajos meridionales al estado de ruinas. Las tropas francesas encargadas por François de Neufville, duque de Villeroy, mariscal de Francia, desencadenan las hostilidades el 13 de agosto entre seis y siete horas de la noche desde las alturas de Molenbeek. Después de algunas horas de tiros ininterrumpidos, las llamas envuelven el conjunto de la Grand Place y las casas en madera que las rodean. El fuego gana el Ayuntamiento y la Casa del Rey hacia las dos horas de la mañana.

Cuando las baterías del Mariscal de Villeroy se callan por fin, a mediados del día del 15 de agosto, el centro de la ciudad no es ya que un gigantesco brasero. Situada en medio de la zona siniestrada, la Grand Place se destruye casi completamente: sólo subsisten las paredes y la torre del Ayuntamiento - que sirvió de objetivo a los artilleros franceses - así como la carcasa de la Casa del Rey y la parte inferior de las casas en piedra del lado occidental. A excepción de los primeros niveles de “la Carretilla”, de “la Bolsa” y de “la Loba”, las treinta y una casas de la plaza deben reconstruirse enteramente.

A partir de febrero de 1696, la Ciudad aprueba un proyecto del arquitecto Guillaume de Bruyn que reúne detrás una única fachada las seis propiedades del lado este. La serie de bustos de los antiguos duques de Brabante colocada al primer piso dará al conjunto su nombre popular de “casa de los Duques de Brabante”. Un segundo proyecto de fachada unificada destinado a las propiedades situadas a la derecha de la Casa del Rey no conseguirá, a pesar de una resolución del 24 de abril de 1697 que impone un control general de las fachadas por las autoridades comunales.

La asombrosa coherencia entre el Ayuntamiento gótico y las fachadas, realizadas dos siglos y medio más tarde, señala una relación intuitiva a una estética que había visto el apogeo de la potencia económica de las corporaciones, y que seguía simbolizando a través de la casa comunal la autonomía de la burguesía ante las veleidades totalitarias del gobernador. Además de una verticalidad de inspiración gótica, cada fachada desarrolla un individualismo exacerbado que recurre a todas las formas estilísticas del tiempo: variaciones italianizantes sobre el tema del piñón al “Bolso”, utilización estricta del vocabulario clásico a “la Loba”, naturalismo barroco del italiano al “Cuerno”, ornamentación a la francesa al “Zorro”. La única casa que se salda de esta estética, “al Cisne”, se realizó en medio de las corporaciones por un rico comerciante extranjero, Pierre Fariseau.

Este exceso de estilos refleja menos la variedad de los arquitectos que un deseo de diferenciación ya encontrado en la persistencia del piñón individual blasonado de signos que hablan. Las fastuosas fachadas de las casas corporativas contrastan con la situación económica de los oficios que declina. Con el fin de reembolsar las sumas colosales necesarias, las corporaciones deben aumentar los derechos de entrada y los impuestos de sus miembros. Ante una industria libre en plena extensión, se abandonarán progresivamente numerosos oficios.



Cerca de un siglo más tarde, se amenaza de nuevo la integridad del “Gruute Met” (Grande Mercado, en bruselense). El 13 de enero de 1793, los "sans-culottes" belgas y franceses se proveen de pesados martillos y persiguen todo lo que hiere su conciencia republicana: esculturas mutiladas, pinturas incendiadas, platerías saqueadas… Ningún emblema del Antiguo Régimen se salva. Declaradas bien nacionales, las casas corporativas se ponen en venta. La plaza se declara “Plaza del Pueblo” por un decreto de 30 Ventôse Año IV (1795). Se la gratificó para la ocasión de un “árbol de la libertad”. A las primeras horas de la Independencia, la Grand Place se volvió, para un tiempo muy breve, la “Plaza de la Regencia”.

En 1852, la casa de “la Estrella” se demuele para ampliar la calle que flanquea el Ayuntamiento a la izquierda con el fin de permitir el paso de una línea de autobús sobre carriles. Está bajo el impulso del burgomaestre Charles Buls que la Grand Place va progresivamente a encontrar todo su esplendor. Hace aprobar por la ciudad un convenio que lo vuelve responsable del estado de las casas, pero con una escasa participación de los propietarios en los gastos de mantenimiento. En 1874, la vieja Casa del Rey muy dilapidada es demolida y sido reconstruida por el arquitecto Pierre-Victor Jamaer en estilo neogótico. Alberga desde entonces el Museo comunal. Las otras casas deben su admirable aspecto actual a la amplia y meticulosa restauración basada en los planes del arquitecto de Bruyn. La fachada principal, los muros laterales, la torre y las galerías del Ayuntamiento son decorados por más de 150 estatuas. En 1897, “la Estrella” se reconstruye, más estrecha y con una acera bajo soportales. El mismo año, el 200mo aniversario de la renovación de los lugares se celebra con fasto y se rebautiza la vieja calle de la Estrella del nombre de Charles Buls, en homenaje a los esfuerzos desplegados durante veinte años por este burgomaestre para volver a la Grand Place su resplandor de antes. Por último, es “el Rey de España” que se reconstruye en 1902 sobre la base de los planes originales de Jan Cosyn.

Centro de la vida económica de la ciudad, la Grand Place era el lugar también de las asambleas políticas, de las órdenes de policía, de las rebeliones, de los privilegios y de la justicia. En 1356, el patricio Everard't Serclaes expulsa las tropas flamencas del conde Louis de Male, antes de ser herido mortalmente en 1388 por los hombres del señor de Gaasbeek, al cual se había opuesto para defender los derechos de su ciudad contra exigencias injustas. En 1421, Philippe de Saint-Pol, regente de los Estados de Brabante, causa la insurrección de los oficios y hace descabezar el Amman sobre la plaza. Henri Voes y Jean Van Eschen, dos monjes agustinos originarios de Amberes, suben sobre la hoguera elaborada sobre el lugar el 1 de julio de 1523 debido a su conversión a la doctrina de Martin Luther. Son las primeras víctimas de la Inquisición en los Países Bajos españoles. El 5 de junio de 1568, delante de la actual Casa del Rey, los condes Lamoral Egmont y Philippe de Hornes se descabezan sobre orden del duque de Alba, enviado en Bruselas por el rey Philippe II de España para luchar contra los calvinistas sostenidos por Guillaume de Nassau, príncipe de Orange. Sus estatuas creadas sobre la Grand Plaza en 1864 se encuentran hoy sobre la plaza del "Petit Sablon". El 13 de septiembre de 1595, se asiste sobre la plaza a la única ejecución para brujería: la de Josyne Van Vlasselaer. Y el 19 de septiembre de 1719, es a la vuelta de François Anneessens, decano de la corporación del cuatro coronado, subir al cadalso para haber sido el principal instigador de los motines que afectan los Países Bajos austríacos.

La Grand Place sirvió naturalmente de marco a numerosos torneos, desde al menos el principio del siglo XV. Los más grandes señores y los príncipes participaban en las luchas, como, por ejemplo, el futuro Carlo el Temerario en 1452, Carlo V en 1530 o también el futuro Felipe II en 1549. La plaza es el teatro a lo largo de los siglos de numerosas fiestas, procesiones, alegres entradas, matrimonios principescos, cogidas de poder y diversas alegrías públicas. Hoy día, se pueden aún asistir a cada año a principios del mes de julio al Ommegang, una comitiva en trajes del tiempo de las corporaciones y magistrados de la ciudad, cuyos alejados orígenes se remontan al siglo XIII, cuando las grandes ciudades brabanzonas celebraban su aniversario por un desfile destinado a simbolizar su esplendor, sus costumbres y sus pasiones.

El 2 de diciembre de 1998, los esfuerzos de restauración emprendidos por Charles Buls y sus sucesores se ven recompensados por la inscripción de la Grand Place de Bruselas en la prestigiosa lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad por el Comité de la UNESCO reúnen en Kioto (Japón). Actualmente, la Grand Place se ha vuelto, con el Atomium y el Manneken Pis, uno de los principales atractivos de la ciudad de Bruselas. Cada dos años desde 1986, la plaza se cubre el 15 de agosto de una espléndida y transitoria alfombra de flores de 1.800 metros cuadrados, compuesta de un millón de begonias a los colores que irisan, que atrae a millares de visitantes procedentes del mundo entero. La Grand Place sirve también cada año de decorado majestuoso a numerosos acontecimientos culturales y populares que hacen de ella, hoy como ayer, el lugar de reunión favorito de los Bruselenses. Una webcam permite recientemente seguir todo lo que pasa en directo.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar